domingo, 17 de noviembre de 2013

Cinco sitios MAZO DE GUAPOS que ver en Madrid

He estado muy liado, así que no he escrito nada por aquí desde hace un tiempecito, así que me he animado a recomendaros cinco sitios que me encantan de la capital de España, a pesar de que ahora esté «empantaná» y muy sucia. 

PLAZA DEL DOS DE MAYO


Aunque no parezca un sitio muy especial, lo cierto es que a mí me gusta bastante; el ambiente que ahí se respira en una tarde de primavera tiene un no sé qué que qué se yo. Además, a veces se montan puestos de antigüedades, casetes, vinilos, etcétera y en una esquina de la plaza hay una tienda de libros usados muy interesante y con precios nada prohibitivos; a veces encuentras libros bastante raros. Y para los más «echaos pa' lante», hay muchas terrazas, por si queréis invitar a unas fantas a las jóvenes damas que pasen por la zona a plena luz del día.



MUSEO SOROLLA


Este BENDITO museo no tiene nada que envidiar a otros más grandes como el Thyssen, que es una mierda. Las obras se exponen en lo que durante unos años fue la propia residencia de Joaquín Sorolla, un ATÓMICO del pincel y se convirtió en museo una vez fallecido por empeño de su viuda, Clotilde, si bien esta transformación no se llevaría a cabo hasta años después de que esta muriera. Los sábados y los domingos se puede entrar gratis y si van entre semana, tampoco os supondrá demasiado gastar entre un euro y medio y tres euros, según su edad, si van en grupo, etcétera.


 
Es un museo que contiene obras de considerable importancia y calidad y además está situado en un lugar casi idílico.



CALLAO


Quizá sea un sitio muy típico (aunque los que ya he recomendado no es que sean precisamente desconocidos) y que no alberga nada en especial, pero es, sin lugar a dudas, mi lugar favorito para pasear un rato si lo que me apetece es ver el bullicio de Madrid. Desde Callao puedes recorrerte toda la Gran Vía, donde hay montones de bares, teatros, cines y edificios que a los de pueblo os quitará el hipo después de haber bebido mal a gallete del botijo, claro está. Así me ahorro recomendaros la Puerta del Sol, para que veáis cómo piloto de la cocorota, muchachos. Eso sí, en Navidad está demasiado masificado, incluso si te gusta el ajetreo.

TUMBA DE GOYA



Vale, la ermita de San Antonio de la Florida no es un lugar que te deje impactado, ni por dentro ni por fuera. No obstante, Si sigues el camino más allá de la estación de Príncipe Pío, tendréis (o al menos yo la tengo) la sensación de que ya no estás en Madrid. Es una zona muy bonita y cuidada a unos metros del río Manzanares y en esta ermita de la imagen es donde se encuentra enterrado Francisco de Goya y Lucientes junto a unos frescos realizados por él mismo. De hecho, hay una estatua suya al otro lado de la calle, frente al edificio.


Lo mejor de todo es que el lugar está muy parado y podréis disfrutar tranquilamente, aunque id con cuidado de que no os vea el guardia de seguridad porque no se pueden hacer fotos (pero hacedlas, hacedlas). No deja de ser curioso que la tumba de alguien con tanto renombre esté tan abandonada, ¿eh? 

MERCADO DE SAN MIGUEL

¿Eres pobre y tienes hambre? ¡No te preocupes, para eso se inventó el Mercado de San Miguel, donde encontrarás cosas muy ricas y ostentosas a precio de oro!


Lo cierto es que siempre está atestado de turistas con ansias de españolismo culinario, pero si alguna vez queréis comer cosas variadas y que estén buenas, debéis ir a este mercado. Yo, personalmente, siempre he optado por entrar y salir con las manos vacías, pero igualmente, es una visita agradable, porque me aleja un poco de las cadenas de restauración. Y todo a escasos 50 metros de la Plaza Mayor, donde podréis tomaros un lo que sea rodeado de indigentes y ahora también de basura.

Por supuesto, hay muchísimos sitios que ver en Madrid, pero me apetecía nombrar cinco y estos han sido los agraciados. No dejéis de decir cuáles son los sitios que os gustan a vosotros, que seguro que podemos hablar largo y tendido de los contrastes de Montera, ¿eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario